21 de noviembre de 2008

Jurak-7





Satélite Jurak-7 .



En Jurak-7, satélite de Andriápolis-Alpha, se sitúan los laboratorios secretos de Septem. Los científicos de la Heptarquía, dirigidos por Ivilet Nun Soriet, desarrollaron el proyecto Homofel, una nueva raza artificial mezcla de humanos y animales.



LA ZONA SECRETA.


Para Septem sus productos genéticos, equivalen a beneficios, los cuales se enumeran en sus stocks de especies. En el satélite Jurak-7, en la denominada como “Zona secreta”, se realizan sus experimentos genéticos, ocultos en el interior de sus Torres Biónicas, hábilmente camufladas, en su superficie orbital.

Grupos de centinelas sobre Ovo-discos anti-g, patrullan los alrededores del complejo científico. Las comunicaciones, los transportes, entrada y salida al interior como exterior de sus instalaciones son supervisadas y dirigidas por un centro de control, sellado herméticamente, al cual solo se puede acceder mediante tubo-ascensores.

Cada planta posee un código específico y cada puerta una clave diferente, con un nivel de complejidad criptográfica mayor según el nivel de trabajo que desarrolla cada sección. Cada planta está custodiada por un ancho y blindado portón de seguridad circular. En el cual es necesario insertar un código personal de acceso.


Los canales luminosos provenientes de sus fuentes de energía se ramifican por todas las instalaciones de cada torre. En la parte más vigilada: Los laboratorios, cristaleras gigantescas muestran una cadena de salas atestadas de material médico y de investigación; cámaras frigoríficas y luminiscentes holopantallas llenas de datos.

A solo unos metros, un precipicio se pierde en la oscuridad de las profundidades del subsuelo. Miles, no, millones de cápsulas transparentes con sus recipientes cilíndricos contienen embriones de lo que parecen ser interminables hileras de especies creadas artificialmente.

A través de un amplio ventanal, se puede observar cómo algunos levita-robots los cambian de posición siguiendo instrucciones del control central. Al cruzar otra sala se puede comprobar cómo más y más hileras de cámaras criogénicas de hibernación albergan los cuerpos completamente desarrollados de infinidad de especimenes adultos en un estado de letargo inducido. Estanterías con sus historiales clínicos cubren las paredes de la siguiente habitación.

Si un visitante activa una de las holoconsolas de seguimiento; una imagen se despliega ante sus retinas, ofreciendo las siguientes subrutinas de información y supervisión de trabajo:


1-Nuevas pruebas de recombinación génica. Posibles evoluciones.


2-Genes nuevos y su manifestación (eliminación de erratas génicas).


3-Catálogo de genomas con esquemas génicos y combinación alterada.


4-Lista de procedimientos mutantes. Agentes mutágenos.
Lista A y lista B. Manchas en las líneas genéticas.


5-Factores ambientales, sociales y conductuales, alimentación, adiestramiento, líneas de producción, compatibilidad genética.


6-Lista de prototipos-razas última generación.


7-Protocolo de seguridad y medidas de destrucción de especimenes en caso de fuga. Eliminación ante cualquier signo de autodeterminación.


8-Aislamiento, identificación y control de posibles líderes con anulación de su sentido de la identidad prefijada.


9-Devolución de productos defectuosos.


10-Factores desconocidos. Genes de control.


11-Exterminación.


En el menú principal de la holoconsola se puede localizar los bancos de datos del holoplano de inicio. En una cámara de seguridad del control central se halla una esfera-memoria de ficheros con toda la información sobre experimentos prohibidos, sus orígenes, creaciones y proyectos.

Al acceder a la planta del control central, por su puerta de entrada principal; se puede apreciar como una gigantesca cúpula de cristales oscurecidos cubre el techo y paredes del control central de las torres biónicas; bancos de datos zumban a pleno rendimiento, y un mar de coloreadas luces parpadea a su alrededor. Generalmente los dirigentes de Jurak-7, suelen usar Sintoides como técnicos de laboratorio.

En una esfera-memoria de ficheros de gran tamaño y capacidad de almacenaje, están escritos los orígenes, de multitud de especies y experimentos, está suele estar protegida en una cámara de alta seguridad.

La filosofía de Septem se basa en la premisa de que “Todo científico sabe que si no hace él el trabajo, otro se llevará la gloria”. Junto a los beneficios y el poder. Todo lo reducen a eso, beneficios y poder.

Las vidas y el dolor están al servicio de ellos, no valen por sí mismas para nada, son sólo instrumentos en mano del progreso. Para sus dirigentes y Jefes de programas científicos sus productos de laboratorio han sido creados, para servir.

Sus sentimientos poco importan, son solo un factor secundario y colateral de su psique, el resultado es lo que cuenta. No tienen derecho a opinar. En sus instalaciones subterráneas se pueden localizar celdas de castigo, aislamiento y los barracones de prisioneros…Tal es el itinerario de la Zona secreta.