16 de junio de 2009

PIEDRA PSÍQUICA





PIEDRA PSÍQUICA.



Una piedra psíquica es en realidad un dispositivo de almacenaje de información, cuya gran capacidad permite guardar ingentes cantidades de datos y ser conservados durante mucho tiempo, sin verse afectados, fragmentados o alterados de manera alguna. Suelen tener forma esférica y color purpura oscuro.


Son capaces de salvaguardar los conocimientos de culturas completas, dado que su material de fabricación (una aleación creada con ingeniería molecular), le otorga una gran versatilidad de almacenaje. El acceso a sus datos es factible a nivel neuronal, es decir un haz de luz permite conectar al usuario su cortex cerebral, de una manera directa, interpretando la información a nivel sináptico y procesarla a gran velocidad en un breve espacio de tiempo.


No obstante debe usarse con prudencia, puesto que su uso, exige una gran cantidad de energía, de lo contrario puede producirse un sobrecalentamiento cerebral con riesgo de colapso e incluso infarto cerebral en su nivel más extremo.



Extracto de Sillmarem Libro I: Gambito de Dama.

Por Gabriel Guerrero Gómez.



…Sarah levantó, una tapa formidablemente labrada, con exquisitas formas vegetales. Comprobó como un montón de oscuras esferas se amontonaban en su interior, picada por la curiosidad, tomó una con ambos dedos y la situó a la altura de sus ojos. Un temblor de sorpresa recorrió su cuerpo al sentir cómo un finísimo haz de luz multicolor partía del meridiano de la esfera, al centro de su frente, secundado por un resplandor purpureo, relampagueando y brotando de su núcleo para terminar barnizando su superficie con un extraño aura de energía.


Su mente se congeló, en un estallido de luz y color. Súbitamente una riada de imágenes secuenciales, desfilaron ante ella con vertiginosa rapidez, infinidad de rostros, de gentes, de tierras, de paisajes por completo desconocidos para Sarah, tomaron forma ante su consciencia, con la misma facilidad, con que una mano ignorante se aventuraba, a un mundo nuevo y desconocido, a abrir una ventana invisible hasta entonces insondable al conocimiento, de quién la cruzaba.


Extrañas gentes, pintorescas costumbres, razas, países y culturas tan antiguas y fascinantes como los mismos orígenes del cosmos se le aparecieron y desaparecieron con la misma facilidad y consistencia que un simple parpadeo. Una mano apretó su hombro, al tiempo que otra se interponía ante el haz de luz cortando el flujo de imágenes y palabras. Sarah giró la cabeza topándose con los preocupados ojos azules de Novak.

Parpadeó varias veces hasta situarse en su autentica realidad material.


-¿Te encuentras bien?....-.


-Santos dioses he visto cosas que la misma razón apenas si podría explicar o dar a conocer salvo a través de viejos mitos y leyendas...tanta belleza, tantos mundos, tantas caras ya extinguidas en los olvidadizos pasillos de los eones...es un tesoro de inapreciable valor, ignoro como mi padre se hizo con él, pero el depositario de este tesoro tiene ante sí una joya y responsabilidad de inapreciable valor...lo entregaremos a la custodia de los Síllmarem, ellos son los legítimos dueños del cofre...¿Cuánto tiempo?...-.


-Solo un par de minutos...-.


-Estoy agotada...-.


-Los viajes de la mente son tan rápidos como agotadores, este tipo de piedras se han de usar con prudencia...-.


-Será mejor que volvamos con el resto de cadetes, tenemos poco tiempo para salir de aquí...-.





No hay comentarios: