21 de enero de 2010

Espectáculos de Sillmarem II. Puzluz.



-->
ESPECTÁCULOS DE SILLMAREM II.
PUZLUZ
El último espectáculo de moda en el Imperio, es conocido como Puzluz. Consiste en un enorme campo sembrado de baldosas de luz de diferentes formas y tamaño, las cuales sostienen a cientos de guerreros armados de una vara con los extremos iluminados y un disco en un brazo. La base del juego es una multitudinaria lucha cuerpo a cuerpo, cuya dificultad aumenta a medida que las baldosas de colores desaparecen al contacto con el extremo de una de las varas o el lanzamiento de un disco de energía.
Es un arma de doble filo porque el que causa la desaparición de una baldosa, se puede perjudicar a sí mismo. A medida que disminuye el tamaño del campo, el número de espacios para los luchadores es menor y la lucha se hace más encarnizada, cayendo sobre un inmenso estanque plagado de tiburones de Ekatón aquellos que no mantienen el equilibrio. Los que logran salir del estanque enteros o casi, sobreviven para el siguiente combate.
Los trozos desmembrados de los cadáveres flotando en el agua y los cuerpos amputados esforzándose por alcanzar la orilla extasían a la muchedumbre hasta límites de completa locura.
…El número de contendientes estaba descendiendo, drásticamente, un par de los más corpulentos, se enzarzaron en una lucha sin cuartel golpeándose furiosamente en pies y manos, sin percatarse como otros rivales los aislaban dejándoles una única baldosa de luz en activo, quién la golpeara, les precipitaría a ambos al vacio. A su lado otro guerrero no tan corpulento peri si más hábil, descargó con la parte inferior de su vara un sutil golpe a sus pies, la solidez de la baldosa lumínica se disolvió, precipitándoles al vacio, el graderío rugió enloquecido.
En la parte central del anfiteatro otro par de guerreros luchaban descargándose demoledores golpes, con sus largas varas, buscando desestabilizar a su oponente.
De nuevo el oportunista guerrero usó el extremo iluminado de su vara para desactivar otro mini campo rectangular de luz, sus enemigos cayeron dejándole en solitario, como vencedor absoluto, observando impasible cómo los tiburones hacían pedazos a sus contendientes, manchas escarlatas flotaban sobre el agua, había logrado como premio sobrevivir un día más, por el momento...











No hay comentarios: